CONTROL NATAL Y LA BIBLIA

Por: Billy Grados

En nuestra vida tenemos etapas. Desde que nacemos, crecemos, y hasta la muerte, surgen diversas preguntas y situaciones que afrontar. La pregunta en la etapa esposo o esposa previa a la de padre o madre es: ¿es el control natal moralmente bueno?, y como cristianos ¿qué dice la biblia acerca del control natal?

De los siguientes extractos de las fuentes de información recogidas, se resume:

Control natal

Es importante ver a los hijos como Dios los ve, no como nos dice el mundo que deberíamos verlos, habiendo dicho que, la Biblia no prohíbe la anticoncepción. Por su definición, la anticoncepción es simplemente lo opuesto a la concepción. No es el acto de anticoncepción en sí mismo lo que determina si está bien o mal. Como lo aprendemos de Onán, es la motivación detrás de la anticoncepción lo que determina si está bien o mal.

Todas las parejas casadas deberían buscar la voluntad del Señor al considerar cuándo deberían tratar de tener hijos, y cuántos buscarían tener.

http://www.gotquestions.org/Espanol/control-natal.html

Posición de la iglesia católica

La Iglesia entiende que los esposos pueden desear en algún momento dentro del matrimonio, espaciar el nacimiento de los hijos por motivos realmente graves… Nos referimos a motivos graves que no pueden ser simplemente la comodidad, la pereza o el miedo egoísta a lo que implica un nuevo hijo en la familia... en tales casos los esposos pueden recurrir a aquellos métodos que ayudar a conocer cuáles son los días de potencial fertilidad para evitar, en tales días, las relaciones sexuales. Entre tales métodos tiene especial validez el método de la ovulación o método Billings, que ayuda a los esposos a vivir la propia sexualidad, en el máximo respeto de la dignidad de la mujer.

http://www.es.catholic.net/op/articulos/4775/cat/329/transmision-de-la-vida-y-anticoncepcion.html

Existe evidencia científica sólida para afirmar que el método del «moco cervical» bien usado tiene una efectividad del 98.5 por ciento, algo muy difícil de conseguir incluso con las píldoras «contraceptivas».

La relación íntima entre los esposos tiene un fin unitivo y otro procreador, los métodos naturales bien usados dejan abierta siempre la posibilidad de que voluntad de Dios cree una nueva vida.

https://www.aciprensa.com/vida/planificacion.htm

Anticonceptivos

Cuando el hombre actúa egoístamente "aun con relación a la procreación", Dios condena tal proceder.

Onán fue un hombre que evitó tener hijos con la mujer de su hermano muerto tal como lo establecía la ley, porque era egoísta y no quería compartir la herencia con el hijo de su hermano. Su proceder fue castigado por Dios con la muerte (Génesis 38:1-10)

La pastilla es un método comúnmente usado y que funciona con hormonas. Este sistema "engaña" al sistema productivo de la mujer para que crea que ella está embarazada y no produzca óvulos para ser fertilizados

http://www.vidaeterna.org/esp/preguntas/anticonceptivos.htm

¿Anticoncepción moralmente mala?

En ningún lugar de la Biblia se dice a los cristianos que tienen la obligación de procrear. Dios ordenó a la primera pareja humana y a la familia de Noé: “Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra”. Pero no se repitió tal mandato a los cristianos (Génesis 1:28; 9:1). Por lo tanto, los matrimonios pueden decidir por sí mismos si tendrán hijos, cuántos y cuándo. Las Escrituras tampoco condenan el control de la natalidad. Así que desde un punto de vista bíblico, el que los cónyuges opten por usar un método anticonceptivo que no sea abortivo es una decisión personal.

Por tanto, la consecuencia lógica de tal enseñanza fue la noción de que el placer sexual como fin en sí mismo es pecaminoso y que, por consiguiente, las relaciones sexuales que excluyen la posibilidad de la procreación son inmorales.

Valiéndose de lenguaje poético, el libro bíblico de Proverbios describe el gozo que puede derivarse de las relaciones sexuales en el ámbito apropiado del matrimonio: “Bebe agua de tu propia cisterna, y chorrillos que salgan de en medio de tu propio pozo. [...] Resulte bendita tu fuente de aguas, y regocíjate con la esposa de tu juventud, una amable cierva y una encantadora cabra montesa. Que sus propios pechos te embriaguen a todo tiempo. Con su amor estés en un éxtasis constantemente” (Proverbios 5:15, 18, 19).

Las relaciones sexuales entre los cónyuges son un don de Dios, pero la procreación no es su único objetivo. También permiten a un matrimonio expresarse ternura y afecto entre sí. Por eso si una pareja decidiera excluir la posibilidad de un embarazo mediante algún método anticonceptivo, la decisión es suya y nadie debería juzgarlos (Romanos 14:4, 10-13)

http://wol.jw.org/en/wol/d/r4/lp-s/102007324#h=10

Iglesia anglicana: legitimidad y tolerancia de la anticoncepción

La iglesia anglicana en la Conferencia de Lambeth de 1930, presidida por Cosmo Gordon Lang, declara legítimo recurrir a la anticoncepción no sólo mediante la continencia, sino también por otros medios, si bien de forma limitada. Otras declaraciones posteriores, como la de la Conferencia de Lambeth de 1958 y la de la National Council the Churches of Christ, de 1961 en Estados Unidos, corroboran y precisan esta posición que no pone ninguna restricción al uso, en aquel momento, de los últimos métodos anticonceptivos: la píldora y el dispositivo intrauterino (DIU).

https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_anticoncepci%C3%B3n


CategoryOtros

ControlNatalYLaBiblia (last edited 2016-04-17 22:40:35 by BillyGrados)